martes, 10 de noviembre de 2015

Conjunto Etnográfico "Ferrería de Bogo" (A Pontenova-Lugo).









MAZO HIDRÁULICO.


"RODICIOS"/ENGRANAJES


CANAL DE ALIMENTACIÓN.


Conjunto Etnográfico "Ferrería de Bogo" (A Pontenova-Lugo).
Esta herrería se halla situada en Bogo, perteneciente a la parroquia de San Pedro de Bogo, en el Ayuntamiento de A Pontenova (Lugo).
A 12 kilómetros de la capital del municipio y alimentada por la fuerza del Río Reigadas, esta herrería funcionó desde el año 1534 hasta finales del siglo XVIII, cuando se detuvo a causa de un incendio.
En conjunto, la "Ferrería de Bogo" comprende un embalse, una cascada, el canal de alimentación, un molino artesanal, la fragua con mazo y fuelles y una central eléctrica. Además, en el entorno existe alojamiento de turismo rural, un merendero y aparcamiento.
Recientemente restaurado, la visita a este conjunto permite conocer las habilidades de los ingenieros que lo idearon. Estas industrias fueron muy numerosas en algunas zonas de Galicia.
Aunque actualmente el Conjunto Etnográfico "Ferrería de Bogo" se encuentra temporalmente fuera de servicio, si desea más información puede contactar con el Ayuntamiento de A Pontenova.
http://www.concellodapontenova.org/

domingo, 16 de agosto de 2015

Pinturas murales de Santa María de Pesqueiras (Chantada-Lugo).


Pinturas murales de Santa María de Pesqueiras (Chantada-Lugo).

Por fin podemos disfrutar de las pinturas del siglo XVI, que algún maestro itinerante recibió el encargo de pintar. Quizá sea del donante la misteriosa imagen que desde un lugar privilegiado nos observa en su medallón, a la vez que se inclina ante la imponente imagen de María. 


En realidad, las pinturas nos cuentan una historia conocida por todos, pero a su vez juegan entre ellas y con nosotros con sutiles y curiosos guiños que a primera vista pasan desapercibidos. Estamos ante una Anunciación curiosamente fragmentada para adaptar al espacio la representación. A un lado encontramos al arcángel Gabriel, y al otro una delicada María que irradia serenidad y pureza en todos sus detalles.





Preside el conjunto el Pantocrátor, el Padre Eterno, sosteniendo en una mano la bola del mundo, que corona con una cruz, mientras que con la otra nos bendice o nos advierte. La figura tiene una tiara triple y una colorida capa roja. La magnificencia del Juicio Final, imponente y aterradora, se despliega por el muro sur.



 Por eso allí está San Miguel luchando contra el dragón, el símbolo del mal, al que consigue dominar. 


Pero aquí encontraremos el capricho manierista, que se asoma en las poses forzadas, casi teatrales, de los condenados, y en la maldad de los pecadores.


Y en el uso del trampantojo, que nos lleva a confundir pintura con arquitectura. 


El ingenio y el poder del mal se manifiestan en demonios que portan mosquetes, que con su izquierda manejan y nos amenazan. En el lado del mal los colores se encienden, se vuelven rojos, tierras.. y todo es absorbido por una boca demoníaca. 


El lado del bien lo domina San Pedro, que espera y acoge en sus murallas a los justos, ordenados y obedientes que caminan hacia él.


Cristo aparece sobre nubes celestiales, anunciado por ángeles trompeteros y flanqueado por su corte celestial, donde todos sabemos quién es quién a través de sus atributos, que a su vez nos recuerdan lo importante y duraderos que son nuestros actos.


En el muro norte, la Resurrección también se adapta al espacio disponible: en La “Ribeira Sacra” el espacio era un tesoro, y la lucha por su conquista una quimera, que está presente en todo.



El mensaje está lanzado… y tú serás uno de los afortunados que lo entienda. 

(Información de "Máis que Románico"...http://www.maisqueromanicorutas.com/).

domingo, 21 de junio de 2015

Cementerio neogótico de Goiriz (Vilalba - Lugo).


El más conocido de los tres cementerios de la comarca de Vilalba es sin duda el de Goiriz tal vez por su majestuosidad y extensión en comparación con sus dos hermanos -Alba y Román- algo más pequeños y modestos.
Entrada principal al cementerio de Goiriz. Además de los pináculos que sobresalen por encima de la fachada del recinto también son características las chantas, piedras especialmente talladas con forma lisa, que configuran los cerramientos típicos de la zona.
Cuando se cruza esa puerta de arriba, nuestros ojos se van a encontrar de bruces con esta panorámica.
La escasa documentación que existe sobre estos tres cementerios y sus parroquias anexas pueden hacernos fabular en torno a los porqués de estas construcciones. El comienzo de las obras, al menos en el de Goiriz, se sitúa en el siglo XVI y en aquella época, pleno Siglo de Oro, se tenía mayor tendencia al arte abigarrado (Plateresco, Manierismo y primer Barroco europeo) e individualista que al sencillo (bueno, también tuvimos en España cierta predominancia del estilo herreriano en aquel siglo) y comunal. Contamos, pues, con una fecha de inicio en torno al siglo XVI, una ampliación en el siglo XVIII y otra nueva ampliación a principios del siglo XX. Todas las obras -renacentistas, barrocas o racionalistas- con la particularidad de los pináculos neogóticos, un posible guiño estilístico de los propios canteros de Pedreiras de Rozadas de donde proceden las piedras de la fábrica de estos recintos.

Los amantes del arte funerario nos afanamos en encontrar la mejor escultura -cada uno según sus gustos: ángeles, cristos, retratos, cruces, vírgenes, virtudes...-, el mejor epitafio, el más bello y compensado panteón desamparando en muchas ocasiones a los nichos quizá por su soterrada belleza, que la tienen. En Goiriz la nichería es la estrella principal de la escena y deja poco espacio para tumbas tradicionales y panteones.

Cada conjunto de nichos se corona con su particular estilo, siempre dentro del neogótico, en el pináculo.
Las columnas que separan unos conjuntos de nichos de otros son las únicas piezas que nos pueden dar pistas sobre  los diferentes estilos arquitectónicos que se mezclan entre sí aportando al conjunto un eclecticismo armónico.





En la zona moderna del cementerio de Goiriz se opta por una homogeneidad estilística, pero en la parte más antigua una increíble amalgama de símbolos religiosos y no religiosos se abigarra especialmente en los pilares de los pináculos.  La zona nueva del cementerio de Goiriz se ha tratado de integrar con gran acierto conservando en la mayoría de los nuevos nichos los pináculos esta vez más estandarizados

Es difícil encontrar tumbas en tierra en el cementerio de Goiriz. En la parte más antigua del cementerio apenas sí quedan dos lápidas en el suelo.


Una de las pocas tumbas sencillas que conserva el recinto antiguo.

El color de la piedra desgastada por las duras condiciones climatológicas de la zona son otra de las señas que hacen diferenciarse a los nuevos nichos de los más viejos.

(Fotografías de Mª Isabel González Vászquez y Carlos A. Prieto Rodríguez e información de http://lamuerteossientatanbien.blogspot.com.es/.)

jueves, 14 de mayo de 2015

Pinturas murales de la iglesia de Santa María de Baamorto (Monforte de Lemos - Lugo).





ÚLTIMA CENA



PRENDIMIENTO, MONTE DE LOS OLIVOS

JESÚS ANTE PILATOS

JESÚS EN CASA DE ANÁS

PASIÓN




Iglesia parroquial de Santa María de Baamorto (Monforte de Lemos-Lugo). 

En el muro sur de la iglesia, protegidas por el pórtico añadido a finales del S. XVI, se conserva un conjunto de pintura mural único. Es un claro ejemplo de la llamada “Biblia de los Pobres”, formada por una colección de imágenes que enfrentan escenas de la vida de Jesús con las correspondientes paralelas a las de la historia antigua de Israel (Antiguo Testamento y Profetas), que según la tradición cristiana son anticipaciones de la vida de Cristo. 
Buscaba representar la Biblia visualmente, pero de forma diferente a una simple ilustración de la misma, donde en lugar de que las imágenes estén subordinadas al texto, aquí es al revés, las imágenes tienen un breve texto. Cada escena, en su pie, va acompañada de un breve texto informativo. 
El ciclo de pinturas de Baamorto versa en torno a los últimos momentos de la Vida de Cristo. Se organiza en dos bandas, que se leen cronológicamente comenzando desde la parte superior izquierda y acabando en la inferior derecha. En los paneles, alguno muy deteriorado, se reconocen los siguientes temas: La Última Cena, Prendimiento en el Monte de los Olivos, Pedro cortándole la oreja al criado del Sumo Sacerdote, Cristo en casa de Anás, Cristo conducido ante Pilatos, La Flagelación, la Coronación de Espinas… Nos encontramos ante un ciclo de la Pasión según el Evangelio de San Juan, que quizás se complete en el interior de la iglesia con el ciclo del Nacimiento de Jesús (por ejemplo,como en la iglesia de Santa María de Proendos (Sober-Lugo).
“La presencia de arquitecturas, detalles como la decoración de la cátedra de Anás, las perspectivas de los soldados, las vestimentas, así como la decoración de tipo vegetal y cintas que enmarcan las escenas, etc., datan este ciclo en la segunda mitad del S. XVI.” Para José Manuel García Iglesias, el autor de este importante conjunto sería el llamado “Mestre de Nogueira”.