lunes, 23 de enero de 2012

Por tierras de Melide y la sierra de O Bocelo (22 de enero de 2012)


Aprovechando la feria de Arzúa, nos acercamos a las tierras del corazón de Galicia. El buen día ayuda a que la afluencia sea masiva. Comemos en Melide, donde nos suelen tratar muy bien. Y a primera hora de la tarde, iniciamos nuestro periplo por tierras de Toques y Sobrado. La primera parada es en la cascada de Toques o “As Fervenzas” ( N 43,036 /W 7,597), como indica el cartel anunciador . Se llega por las carretera que comunica Melide con Toques. En el km 8 se encuentra la primera desviación a la cascada. y posteriormente entre los kms 13 y 14 hay otra desviación al lugar de Brañas, que nos conduce también a la cascada. Bonito espectáculo en un paraje solitario, que lo estropea una pequeña plantación de eucaliptos. Se está haciendo una buena restauración en el antiguo molino.


Atravesando el monte, llegamos a A Moruxosa. Ya de lejos se ve “A Pena da Moura” ( N 43,036 / W 7,597), enorme menhir natural con viejas leyendas y tradiciones. 400 metros más adelante, a la derecha del camino, está el domen “Forno dos Mouros” ( N 43,041 / W 7,5840) que data del tercer milenio a.C. Está formado por 7 ortostatos semientrerrados y perfectamente imbricados y una tapa de tamaño regular con algún despefecto. Tiene un pequeño corredor y algunas pinturas intencionadamente enterradas en su interior.





Pasamos por Sobrado dos Monxes dejando las torres del monasterios que destacan en la distancia y paramos a visitar el campamento romano de La Cidadela. Una pena tanta inversión y el estado de abandono en que se encuentra. Llegada a casita a las 20:00.

Cascada o “Fervenza” de Entrecruces o (15 de enero de 2012)



Aprovechando “A Feira de Paiosaco” (Laracha), feria que se celebra los primeros y terceros domingos de cada mes, nos acercamos a Entrecruces porque hoy se celebra la fiesta de San Paio. Y pasamos a ver la cascada de Entrecruces porque en esta época de lluvias tiene que estar bonita.
El río Outón genera la cascada, situada en la aldea de O Souto (Entrecruces – Carballo), en la provincia de A Coruña. Para llegar, tenemos que coger la carretera que va de Carballo a Santiago y que pasa por Val do Dubra. Hay que estar muy atentos a la señalización, porque el indicador de la cascada es poco visible. Se encuentra pasando el lugar de Taboada y al inicio de la subida al alto de Anxeriz, un letrero de madera señala una carretera estrecha a mano izquierda que empieza con una bajada bastante pronunciada.

El coche lo tenemos que dejar en las proximidades de la Capilla de San Paio y dirigirnos andando a la cascada. Es un camino peatonal corto y bien acondicionado.

En las cercanías a la cascada nos encontramos con restos de molinos y de una minicentral hidroeléctrica que antiguamente abastecía a las aldeas cercanas.

Es un recorrido precioso y tanto en verano como en invierno la cascada lleva el suficiente caudal como para no dejar de sorprendernos.