jueves, 28 de octubre de 2010

Ribeira Sacra(22-10-2010)


Viernes, 22
Salida hacia Santiago por la Nacional 550. Visita a la exposición “Santiago, punto de encuentro”(**), con los fondos de la propia entidad y de la catedral. Pequeña pero interesante y variada. Aparcamos cerca del Auditorio. Toma de contacto con las abarrotadas calles de Santiago.
Proseguimos a Ourense por la 525. Fuimos a cenar a los “enxebres” de la C/ Fornos, detrás de la catedral, a base de tapas(***). Precios de “juja”, más que asequibles comparados con los de Coruña. Pernoctamos en un aparcamiento público en C/ Clara Campoamor, próxima a la Policía Local. Calle sin salida pero buena para girar el AC y lugar muy tranquilo.

Sábado, 23
Salida por la 120 dirección Puebla de Trives. A los pocos kms., tomar la desviación a Luintra. En su entrada… el afilador. (Dice la canción popular “Cando pases por Luintra, verás un afiador. Na súa praza está moi quedo, pro tamén foi bailador”). Seguimos dirección S. Estevo. Al poco rato, vemos un indicador “Mámoas de Moura” y hacemos otra parada para ver estas pequeñas antas o lugares neolíticos de enterramiento. Sólo se ven los diversos túmulos de tierra y las piedras de algunos que fueron abiertos.
Llegada a San Estevo de Ribas de Sil(***) por una carretera que supone un placer para los sentidos. Al final del trayecto, descendemos por el medio del pueblo. (¡Ojo a los aleros de las casas!). Abajo hay una amplia explanada que sirve de aparcamiento.


El monasterio se ha restaurado y reconvertido parte de él en parador. La entrada es gratuita. Visitamos sus claustros y su iglesia. Y descubrimos los jardines del monasterio. Quedamos maravillados con sus senderos, árboles y dependencias abandonadas pero con mucho encanto.
Continuamos camino a Parada de Sil y a cada trecho encontramos un mirador sobre el “Cañón del Sil”(***), a cada cual más espectacular. La figura de un barquillero observa desde su pedestal . Pero nosotros a lo nuestro: buscar un sitio donde comer. La comida fue de 10 y eso fue también lo que nos cobraron por persona. Desde esta localidad, sale una carretera que baja hasta el monasterio de Sta. Cristina de Ribas de Sil(***).


Abierta y con vigilancia fines de semana y festivos (entrada, 2 euros). A diario hay que pedir la llave en Turismo en Parada. Iglesia pequeña pero muy armónica. Con crucero corto y muro muy altos. Conserva parte de un claustro con mucho encanto. Pero, sobre todo, está situada en un entorno paradisíaco.

De vuelta a la general, cogimos dirección Vilariño Frío para allegarnos al monasterio de Montederramo(**). La encargada de Turismo nos acompaña en la visita, que para mi gusto ha sido demasiado rápida, el recinto monacal. Primero, la iglesia renacentista de estilo herreriano. Cerrada al culto. El resto de las instalaciones están siendo usadas como colegio de Infantil. El claustro como patio de recreo. Su otro claustro renacentista es de acceso libre. El resto de sus dependencias está en manos de particulares, vecinos que tienen allí su hogar. Una extraña manera de conservar el monasterio.
Seguimos de ruta a Castro Caldelas. Al llegar, ya encontramos el centro de reopción y castillo cerrados pero nos dio tiempo a dar una vuelta por su casco antiguo y comprar unas “bicas”, dulce típico de la localidad. Nos quedó una agradable sensación del lugar y ganas de volver.

Llegamos a Monforte de Lemos a las 21,30 por una carretera que conserva una a una las curvas de hace 30 años. Tapeamos en un céntrico bar-restaurante por un precio mínimo. Teníamos intención de estrenar el área de AC pero estaba totalmente vacía y decidimos pernoctar en el aparcamiento próximo a los Escolapios.

Domingo, 24
Visita rápida al casco medieval de Monforte porque a las 12:00 teníamos visita guiada (3 euros/persona) a los Escolapios o la Compañía(***). Considerado el “escorial gallego” por su estilo herreriano. Empezamos por la iglesia con un impresionante retablo en nogal de Francisco de Moure. Otras piezas que adornaban la iglesia está guardadas en una pinacoteca(***) que, aunque pequeña, está muy bien iluminada y dotada de unas obras de gran calidad artística: dos grecos, varios cuadros de Andrea del Sarto, etc.

Regresamos a casa por Chantada (De aquí el refranero popular dice: “Cos de Escairón nin trato nin conversación. Cos de Chantada, nada de nada”). Comimos normal y después nos acercamos a visitar el monasterio de S. Estevo de Ribas de Miño(**). Este monasterio está cerrado y situado en un paraje incomparable: entre viñedos y dominando el Embalse de Belesar. Tiene un precioso pórtico.
Continuamos por la 540. Poco transitada y con muy buen trazado. A las 19,30 estábamos en A Coruña.

lunes, 18 de octubre de 2010

Ribeira Sacra: San Pedro de Rocas (16-10-10)

El monasterio de San Pedro, en un principio cenobio, es el más antiguo de Galicia. Tiene de singular que está excavado en una gran roca de granito. Y por supuesto está ubicado en un paraje no contaminado ni modificado por la mano del hombre.